11 de mayo de 2022

Hombre que cometió violentos homicidios contra madre e hijo en Tocopilla fue condenado a dos penas de presidio perpetuo

Los cruentos delitos ocurrieron en enero del 2020. 

Según un comunicado, el Tribunal de Juicio Oral en Lo Penal (TOP) de Antofagasta condenó a Cristian Armando Loyola Espejo de nacionalidad chilena y 38 años, a la pena de presidio perpetuo calificado, junto con las penas accesorias de inhabilidad absoluta perpetua para postular a cargos y oficios públicos, además de ejercer derechos políticos por el tiempo que transcurra la condena, por el delito de violación con homicidio

Asimismo, gracias a la investigación dirigida por el fiscal adjunto de Tocopilla, Andrés Godoy, el TOP de Antofagasta también condenó al acusado a la pena de presidio perpetuo, junto con las penas accesorias, por su autoría en el delito consumado de homicidio calificado

Por otra parte, Loyola Espejo también fue condenado a 61 días de presidio menor en su grado mínimo, más el pago de una multa de 5 UTM, además de las penas accesorias, por su autoría en el delito de hurto simple.

La investigación todos estos delitos ocurridos el 20 de enero del 2020, fue dirigida por el fiscal adjunto, Andrés Godoy, con colaboración de detectives de la Brigada de Homicidios de la PDI de Antofagasta, personal de Carabineros de Tocopilla y Lacrim. 

Al respecto, el fiscal Godoy, explicó "se trata de un crimen muy violento en la zona y gracias especialmente -a las diversas pruebas y pericias científicas aplicadas- pudieron comprobarse estos delitos"

El Caso 

Según los antecedentes, en horas de la madrugada al interior de una vivienda ubicada en calle Sucre en la comuna de Tocopilla, luego de una reunión social, la persona señalada como "segunda víctima" estaba en el patio de este inmueble en estado de ebriedad -sin posibilidad de defenderse-cuando el acusado tomó un hacha con empuñadora de madera y un cuchillo para propinarle múltiples heridas cortopunzantes profundas en la cabeza, también golpes contundentes en la misma zona, ocasionándole un traumatismo cráneo encefálico que le provocó la muerte. 

Acto seguido, el acusado se encontró en la cocina con la "primera víctima" a quien violó para después continuar con la agresión, golpeándola reiteradas veces y con un cuchillo cocinero, el que dejó incrustado en su abdomen, provocándole diversas heridas cortopunzantes -dos de ellas mortales- que penetraron las cavidades torácica y abdominal, desencadenando un hemotórax y hemoperitoneo, falleciendo a causa de una hipovolemia aguda.

Una vez muertas ambas víctimas, el acusado Loyola Espejo abandonó el cuchillo y el hacha con las que cometió los violentos delitos. Robó un celular, propiedad de una de las víctimas, para finalmente huir del lugar.

Nota publicada el 21 de enero del 2020:




TEMAS