30 de junio de 2022

Formalizan a dos gerentes de Turbus por accidente del 2019 en Taltal

El accidente en Cuesta Paposo cobró la vida de 21 personas. Tras circular a exceso de velocidad el chofer activó el freno de servicio pero había dejado de funcionar el retardador.

La Fiscalía Local de Taltal informó que formalizaron una investigación en contra de dos gerentes de Turbus, V.R.B.R. (gerente corporativo de mantenimiento) y M.A.T.C. (jefe de mantenimiento zona norte grande), como imputados por cuasidelitos de homicidio, lesiones gravísimas, lesiones graves y lesiones menos graves, todos en grado consumado. 

Estos delitos ocurrieron el 1 de diciembre de 2019 en el kilómetro 3 de la Ruta B-710 en la Cuesta Paposo de Taltal, donde un bus de la empresa Turbus protagonizó un accidente cayendo por un barranco de entre 30 a 40 metros, ocasionando la muerte de 21 personas (incluyendo al chofer), además de otras 21 personas heridas. 

El Tribunal de Garantía de Taltal aplicó a ambos imputados la medida cautelar de arraigo nacional, mientras realicen la investigación del caso.

Al respecto, el fiscal adjunto de Taltal, Ricardo Castro, destacó el trabajo investigativo desarrollado con colaboración de personal de la SIAT de Carabineros, Dictuc de la Universidad Católica y de una empresa brasileña, encargada de periciar la caja de cambios de la máquina.

"El tribunal decretó la cautelar de arraigo nacional para los dos imputados por varios aspectos. Primero porque ambos no cuentan con antecedentes penales anteriores y segundo, porque se trata de un cuasidelito de homicidio. Es decir, que sí existió negligencia en el actuar de ambos imputados y no dolo homicida, que nuestra legislación castiga con penas bajas", explicó el fiscal. 

Los hechos

Según los antecedentes, el hecho ocurrió a eso de las 23:00 horas cuando el chofer conducía el bus interprovincial de la empresa Turbus por la Ruta B-710 de Taltal, a la altura del kilómetro 6 excedió la velocidad reglamentaria permitida -que en ese lugar es de 40 kilómetros por hora desempeñándose a 66 kilómetros por hora, en zona de pendiente descendente de 9%.

El conductor activó el sistema de freno de servicio -pero había dejado de funcionar el sistema retardador- perdiendo la eficiencia junto con el control y maniobrabilidad del móvil, chocando con una barrera de contención compuesta de hormigón.

Desplazándose a esas alturas a 152 kilómetros por hora y desbarrancándose en un desnivel de 11 metros de altura, que lo llevó a impactar contra un cerro para finalmente volcar.

En tanto, el Tribunal de Garantía fijó un plazo de 150 días para la investigación del caso.

Fijan audiencia por accidente de Turbus que dejó 21 fallecidos el 2019

TEMAS