27 de diciembre de 2019

Presupuesto regional bajaría 3 mil millones por no completar el 100% correspondiente al 2019

 A pocos días de finalizar el año y del cierre del presupuesto de obras a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), el Gobierno de Antofagasta apenas ha ejecutado poco más del 80% del monto de inversiones asignado para este año. Así lo denuncian algunos consejeros regionales, quienes además advierten que la región […]

A pocos días de finalizar el año y del cierre del presupuesto de obras a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), el Gobierno de Antofagasta apenas ha ejecutado poco más del 80% del monto de inversiones asignado para este año.

Así lo denuncian algunos consejeros regionales, quienes además advierten que la región podría ser castigada con tres mil millones de pesos el próximo año, debido a este incumplimiento en la ejecución.

En este sentido, la consejera regional Sandra Pastenes, explicó que «el promedio de gasto de 81.42% del presupuesto regional es el más bajo desde hace varias décadas, yo creo que sólo comparable con el 2011-2013 en que hubo un gasto bajo, es imposible en mi opinión que podamos alcanzar el 100% del gasto en el año 2019, lo cual se va a traducir en a lo menos 3.000 millones menos al presupuesto regional, que lo que se entrega por parte del nivel central cuando uno tiene un gasto del 100%».

Por otra parte, la consejera regional, Katherine San Martín, declaró que «hace meses atrás como Consejo Regional hicimos este llamado de atención y hoy día de manera personal, no me cabe ninguna duda que como colegiado, refuerzo que es necesario que los municipios se pongan a la altura de lo que la región necesita».

Respecto de esta baja ejecución presupuestaria, los consejeros regionales advierten sobre las causas que pudieron originar el incumplimiento de las metas establecidas en la asignación presupuestaria del FNDR.

Sandra Pastenes, detalló que «la falta de planificación que hay en el Gobierno Regional, la debilidad de los municipios, la debilidad de los sectores, vale decir educación, salud, vivienda, obras públicas, para elaborar y presentar proyectos para el FNDR, lo cual se traduce en una cartera casi inexistente de proyectos que por lo tanto no permiten hacer las inversiones que corresponden. La planificación influyó fuertemente, porque nosotros ya veníamos advirtiendo la debilidad de los municipios y para eso había que tener alguna estrategia que permitiera superar dicha debilidad».

Asimismo, Katherine San Martín, puntualizó que «las municipalidades, los servicios y las seremis, no conversan entre sí para poder tener a la ciudad como primer eje principal. Esto porque son ellos los formuladores de los proyectos y que pasan a nosotros para poder ser aprobados, son ellos quienes son los actores principales, sobre todo las municipalidades para poder echar mano positivamente de los recursos que están disponibles para toda la región».

Algunos consejeros regionales también criticaron la extensa carga burocrática que deben cumplir las distintas iniciativas de financiamiento que, en algunos casos, podría llegar hasta los seis meses de trámites, lo que incide directamente en el cumplimiento de las metas anuales de financiamiento.