19 de julio de 2021

“LA CLÁSICA HISTORIA DE TERROR”: EL CULTO AL CINE DE MIEDO

Esta película de horror original de Netflix, llegó a la plataforma el 14 de este mes, y ya se encuentra entre lo más vistos de nuestro país.

Por Marcela Yianatos.

Este mes, Netflix ofrece variados nuevos títulos de terror, provenientes de distintos lugares del mundo. Uno de esos es la italiana “A classic horror Story”, film original de la plataforma, dirigido y coescrito por Roberto De Feo (El nido) y Paolo Strippoli (Mio Fratello, Summer’s end).


Por su afiche y nacionalidad parece que se trata de un 'giallo' (clásico género de terror italiano popular en los años 70 y 80), pero no guarda mucha relación con la estridencia y manera de desarrollo de un relato de este tipo, populares mundialmente a través de los filmes de Dario Argento, Mario Bava o Lucio Fulci.


La premisa es bastante clásica, como su nombre: cinco personas desconocidas comparten una casa rodante, a través de una app, para llegar al mismo lugar. Un médico de alrededor de 50 años con problemas familiares, una pareja joven y aventurera compuesta por una italiana y un gringo, el típico chico geek dueño del vehículo y una joven embaraza de pocos meses cuya madre la presiona para abortar.



En la noche, al esquivar un animal muerto sufren un accidente, quedando varados en un bosque junto a una finca que lo que menos tiene es gente hospitalaria. Una suerte de secta campestre, convertirá en un infierno el viaje.


Lo primero que uno piensa es: esta historia ya la he visto, pues recuerda bastante al look de “Texas chainsaw massacre”, tiene toques de “Midsommar” o de “The wicker man”. También, incluso, hace pequeños guiños a otros clásicos del terror, a veces de manera muy obvia. Pareciera que los directores quisieran que pienses que esta es otra película de horror más, como tantas.


Pasada la mitad del film, en especial hacia el final, se suceden los giros de tuerca, los que explican el nombre de la cinta y los reenvíos a películas del género. Unas vueltas originales que hacen que esta sea una buena historia, interesante, que sí gustas de este tipo de cintas, ciertamente debes visitar.


Aquí predominan abiertamente los colores rojos que van intensificándose según la línea dramática, o mejor dicho, el horror. Y si bien el cine de terror italiano se caracteriza por lo grotesco, efectivamente hay mucha sangre, pero no del todo escenas explícitas. Por otro lado, el trabajo con las escenas de oscuridad es interesante, igual que la utilización de la cámara.


Las temáticas que se abordan, varias sin mucha profundidad o sentido para la historia, son la fe (Italia uno de los países más católicos), el encajar en un lugar, el individualismo, la deshumanización, la búsqueda del reconocimiento social; estás últimas tres temáticas muy debatibles por estos días.