26 de diciembre de 2021

“DON’T LOOK UP”: VER MÁS ALLÁ DE NUESTROS INTERESES

La ambiciosa nueva cinta de Netflix, dirigida por Adam McKay, anuncia que el fin del mundo comienza en Chile.

Por Marcela Yianatos.

En un mundo donde el individualismo es rey, el ego nos nubla, en el que los líderes no necesariamente son los más preparados, donde la política se vive a través de intereses monetarios, lo que sale en redes sociales es ley, las teorías conspirativas abundan, la tecnología nos consume, los medios de comunicación  hacen show de todo y a la gente no le gusta escuchar la dura y pura verdad (cualquier parecido con la realidad…), allí se desarrolla la nueva película de Adam McKay “Don’t look up” o “No miren arriba”.

 

Estrenada este pasado 24 de diciembre en Netflix, con un elenco de primera categoría, cuyos protagonistas son Leonardo DiCaprio (Dr. Randall Mindy) y Jennifer Lawrence (Kate Dibiasky). Él un profesor de astronomía con problemas de ansiedad de la U. de Michigan, casado con hijos grandes; mientras ella es una estudiante rebelde, aspirante de doctorado en la misma universidad.

 

Kate descubre un cometa orbitando el sistema solar, el que resulta -según los cálculos del Dr. Mindy- del tamaño del Monte Everest, y lo peor, en 6 meses y 14 días impactará la tierra, más precisamente las costas de Chile. Lo hará con tal fuerza, que causará la destrucción del planeta, como si de miles de bombas atómicas se tratase.

 

Luego del shock inicial, intentan comunicarlo a  entes gubernamentales, logrando sólo el apoyo del Dr. Terry Oglethorpe (Rob Morgan), quien será su compañero fiel de camino, una suerte de voz de la cordura. El resto, incluyendo a la volátil, torpe y poco preparada Presidenta de EE.UU., interpretada por Meryl Streep; Además del tercer hombre más rico del mundo y dueño de la marca más top de tecnología, un ególatra que juega a ser Dios llamado Peter Isherwell (Mark Rylance); y los medios de comunicación representados por un pasquin televisivo llamado “The daily Rip” conducido por los patéticos Jack (Tyler Perry) y Brie (Cate Blanchett), todos son más parte del problema que de la solución.



Una comedia negra a ratos desesperante y en otros melancólico, con un look de documental televisivo, haciéndonos testigo de como el mundo se acaba sin que nadie sea capaz de hacer realmente nada. Tres personas contra un mundo banal, con intereses propios y no colectivos, donde, como dice en un momento el personaje de DiCaprio: “Lo teníamos todo y no nos dimos cuenta”.

 

La película es una abierta y valiente crítica social a Estados Unidos y al mundo de hoy, quizás una alerta a muchos fenómenos que dejamos pasar, pero que luego se pueden volver en nuestra contra.



El resto del elenco lo componen Timothée Chalamet, Ron Perlman, Jonah Hill, Himesh Patel, Ariana Grande, Matthew Perry, Michael Chicklis y Chris Evans.



Una historia que no pasa tan rápido por la cabeza, interesante, que vale la pena ver. Y ojo a las escenas post créditos, bien metafóricas.