2 de junio de 2021

“CRUELLA” AL LÍMITE DE LOS CÁNONES DE DISNEY

La película que desde el viernes 28 de mayo está disponible en la plataforma Disney+, es probablemente uno de los mejores live-action del último tiempo.

Por Esteban Roa.

Cuando se anunció el estreno de “Cruella”, automáticamente las expectativas se vieron contrapuestas: por un lado, estaba el deseo de ver una película lo suficientemente oscura para dimensionar el nivel de maldad de este personaje; pero por el otro sabíamos que, al ser una cinta de Disney, veríamos una historia familiar casi al borde de lo absurdo.


Afortunadamente, el filme de Emma Stone nos tapó la boca: lejos de repetir fórmulas como “Maléfica” o “Alicia en el País de las Maravillas”, en “Cruella” se destaca la osadía de alejarse de los cánones de Disney y bordear los límites de una cinta para adultos. Sin embargo, no alcanza a cruzar esa frontera, pero marca un precedente en los live-action del estudio animado.


En poco más de 2 horas, la película explica paso a paso – sin dejar detalles implícitos – la transformación de Estella en Cruella, de una niña tremendamente creativa a una villana con características de psicópata. Desde esa perspectiva, Disney ya nos muestra un cambio en la forma de abordar a estos personajes.


Aquí surge una teoría que puede sonar un tanto rebuscada: al presentar a Cruella como el alter ego de Estella, que al transformarse cambia de personalidad; la cinta hace un guiño al mundo drag. De hecho, esta tesis se reafirma al analizar la campaña publicitaria de esta cinta, que incluyó a algunas participantes de Rupaul, como Gottmik y Manila Luzon, reversionando a esta villana. Si es así, Disney vuelve a incluir sutilmente al mundo LGBT en sus historias, como ya lo hizo en “La Bella y La Bestia”.


Por otro lado, tenemos la moda y, específicamente, el punk rock de los años 70 como escenario principal. Es una especie de “El Diablo Viste a La Moda”, pero más oscura y rebelde. Aquí aparece el trabajo de Emma Thompson como la Baronesa Von Hellman, una antagonista que puede ser comparada con Miranda Presley, pero con una maldad llevada al extremo.


A esta ambientación, se suma la banda sonora que incluye éxitos como “One Way or Another” de Blondie y “Five to One” de The Doors. Quizás este recurso a varios espectadores puede resultarle sobre utilizado, pero para efectos de la atmosfera, cae como anillo al dedo.


Pero sin duda, la pregunta más relevante de esta cinta es: ¿Cumple Emma Stone las expectativas de una villana como Cruella? Lo único que se puede decir es que este personaje parece haber sido creado a medida para la ganadora del Oscar. De hecho, una vez vista la película, es difícil imaginar a otra actriz en este papel.


En resumen, si bien Cruella es lo más cercano a una película de adultos desde Disney, no logra salir de sus límites, pero cimenta un camino para llegar a ello. Hay un juego entre lo bien visto socialmente y lo repudiado (por ejemplo, la posibilidad de asesinar a 3 dálmatas y convertir su piel en abrigo), entre la cordura y la demencia; pero juntamente eso es lo que hace atractiva a esta cinta. Hasta ahora, el mejor live-action de la casa de ratón Mickey.