5 de agosto de 2021

Aguada La Chimba fue reconocida como el primer humedal urbano de la Región de Antofagasta


El anuncio oficial ocurrió este miércoles durante la visita del subsecretario de Medio Ambiente, y será publicado en el Diario Oficial la próxima semana.


En su visita a Antofagasta, el subsecretario del Medio Ambiente, Javier Naranjo anunció que Aguada La Chimba fue reconocida oficialmente por el Ministerio del Medio Ambiente, como el primer humedal urbano de la comuna y región, desde la entrada en vigencia de la Ley 21.202 que busca proteger estos ecosistemas.

 

La autoridad ambiental, explicó “este sitio declarado como Santuario de la Naturaleza cuyo decreto será publicado la próxima semana en el Diario Oficial, y ahora reconocido como el primer humedal urbano de la región de Antofagasta, posee un alto valor paisajístico y hábitat utilizado por aves marinas migratorias y residentes como descanso y alimentación, de allí la importancia de asegurar así su protección”.

 

Mientras que el delegado Presidencial Regional, Daniel Agusto, comentó “tenemos un deber de protección de nuestro ecosistema, de la biodiversidad y de todas aquellas especies, muchas de ellas que son endémicas y las tenemos que cuidar. Ayer (martes) estuvimos con la ministra de Medio Ambiente, precisamente en el límite de la región de Antofagasta con la de Tarapacá en la desembocadura del río Loa, que también fue declarado Santuario de la Naturaleza. Se está trabajando además en la declaratoria de humedales urbanos en el río Loa y hoy también en la aguada La Chimba”.

 

Por su parte, el seremi del Medio Ambiente, Gonzalo Bravo, precisó “a partir de la declaratoria, el municipio de Antofagasta deberá elaborar una ordenanza para la conservación del ecosistema y, además, modificar su plan regulador estableciendo un uso de suelo compatible con el espacio protegido”.

 

Este humedal presenta un ecosistema diferente para el paisaje desértico de la costa de Antofagasta, cuya vegetación se mantiene gracias a los afloramientos de agua subterránea que provienen de dos vertientes. “El Rubio” de norte a sur, el cual es utilizado como reposadero de aves marinas migratorias y residentes, y la segunda fuente es un escurrimiento de agua conocido como “Chimbanito”.

 

Este hábitat permite mantener a la biodiversidad típica de este tipo de ambientes y especies propias como el reptil “corredor de Atacama” (Microlophus atacamensis), la araña tigre plateada (Argiope argentata), el caracol de La Chimba (Heleobia chimbaensis), entre otras.

 

Desde hace unos años Fundación Kennedy con apoyo de la empresa COPEC, vienen desarrollando un proyecto de conservación y puesta en valor del humedal, trabajo conjunto con la Seremi del Medio Ambiente.

 

María José Domínguez, directora ejecutiva de Fundación Kennedy, expresó “este hito es para nosotros muy importante pues viene a consolidar el trabajo iniciado en 2018. En ese entonces, nos propusimos trabajar para lograr la conservación definitiva y a perpetuidad de este humedal. Hoy ya sumamos dos figuras de protección, un grupo de voluntarios y voluntarias comprometidos, y una alianza público privada con Copec que nos permite auspiciar que cumpliremos con la meta planteada”.